Ornella

A cinco minutos de la Puerta de Alcalá, en el elegante Barrio de Salamanca, está situado el restaurante Ornella (c/ Velázquez, 18), un italiano auténtico que nos cautivó en cuanto lo conocimos.

El sitio nos sorprendió por muchas razones pero, sobre todo, nos llamó la atención que todo está perfectamente medido en la decoración. Ornella es un sitio elegante, cálido y a la última moda, donde todo está preparado al milímetro para disfrutar de una auténtica experiencia gastronómica… ¡o para disfrutar de un cóctel en la barra, que hemos oído que los hacen buenísimos!

Processed with VSCO with f2 preset

El servicio se mostró amable y profesional a lo largo de toda nuestra estancia: atentos, pero sin molestar. Siempre es muy positivo ir a un sitio y sentir que, aunque esté lleno, los camareros te prestan atención y se preocupan porque todo esté bien (nos preguntaron después de cada plato si nos había gustado, estaban pendientes de la bebida por si se terminaba, etcétera).

En cuanto a la carta, en Ornella encontramos todos los platos canónicos de la cocina italiana y, aunque nos decantamos por probar solo pizzas, nos quedamos con antojo de su pasta, que tenía una pinta exquisita. Podéis ver toda la carta haciendo click AQUÍ.

De entrante elegimos el carpaccio de carne, rico y con una buena proporción de carne, queso (excelente, por cierto) y rúcula. Después, dos pizzas (diavola y prosciutto e funghi) que hablan por sí mismas… ¡deliciosas! De postre escogimos una de nuestras tartas de zanahoria preferidas, la de Celicioso; riquísima y para todos porque… ¡no tiene gluten!

En definitiva, Ornella es un sitio que ningún amante de la comida italiana debería perderse y que se ha colado directamente en nuestra lista de favoritos en Madrid.

En resumen:

AMBIENTE: 9

SERVICIO: 9

CALIDAD DE LA COMIDA: 9

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 9

(Haz click sobre cada foto para ampliar)

 

Anuncios

Open Burger

La calle Hortaleza está en plena expansión culinaria y quien diga lo contrario, ¡miente!. En el número 98 encontramos una fantástica hamburguesería que te dejará con la boca abierta (y la tripa llena).

Open Burger es un restaurante pequeñito, pero con mucho encanto. El local tiene un aspecto moderno, innovador y de lo más original. La decoración está basada en lo urbano y el graffity predomina en todo el sitio.

Apuesta por una idea de lo más original: tú eres el propio chef de tu hamburguesa. Aunque el propio restaurante te ofrece una hamburguesa preconfigurada, como bien indica el nombre (Open Burguer), hay que echarle imaginación en la creación de tu comida. Para ello, se puede elegir entre tres tipos de panes, tres carnes, tres quesos, seis vegetales y ocho complementos para hacer la mejor hamburguesa que se te ocurra, además de seis salsas especiales.

La primera que hicimos llevaba pan de tomate, carne de ternera, lechuga, queso cheddar, pepinillo y aritos de cebolla. Sin embargo,  el punto fuerte fue la carne; sin duda alguna, es un must para todo carnívoro que vaya.

La segunda era una hamburguesa vegetariana. Como base pusimos un pan de mollete, acompañado de lechuga, tomate, huevo, fingers de queso y un filete vegetariano hecho con espinacas, guisantes y otras hortalizas, todo ello empanado con avena.

Con todo ello, Open Burger se configura como la perfecta elección si lo que buscas es salir de la rutina de las hamburguesas clásicas para encontrar un sitio que aporte ese toque original y personal.


En resumen:

AMBIENTE: 7

SERVICIO: 9

CALIDAD DE LA COMIDA: 8

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 8


(Haz click sobre cada foto para ampliar)

 

Y si quieres conocer otra de las hamburgueserías de referencia de Madrid, no te pierdas nuestro blog sobre La H es muda

La H es muda

La hamburguesería que empezó con el local de la calle Carranza, 12 (donde estuvimos nosotros) ya es uno de los must de Madrid. Con dos locales y otro que se inaugurará dentro de poco, La H es muda se ha convertido en un lugar de referencia para los amantes de las hamburguesas.

Una cosa que nosotros no sabíamos es que el local tiene dos plantas. La primera es un pasillo largo con varias mesas y decorado con street art; un espacio joven y dinámico. Pero lo mejor del restaurante es su planta de abajo y es que… ¡es una cueva! Decorada con luz azul y hecha con ladrillo blanco es el refugio perfecto para el verano. La reservan para cumpleaños, cenas de empresa, etcétera. Así que si estás buscando algo original; no puedes perdértela.

 

Algo muy positivo del sitio es que en todos los locales intentan que esté al menos uno de los fundadores de la marca junto al resto de camareros. Sin duda, es una muestra importante del interés porque todo salga bien y los clientes queden satisfechos.

La carta es sencilla y breve, con todo lo necesario para poder disfrutar de una buena comida. Puedes consultarla haciendo click AQUÍ; además, ¡están las fotos! Además de los entrantes, postres y los más de 10 de tipos de hamburguesas que hay, también tienen ensaladas que no tienen (casi) nada que envidiar al resto de platos…

Nosotros compartimos unos tequeños de entrante que venían con dos salsas: frutas del bosque y pimiento, aunque nos pareció que estaban mejor solos. Después, una hamburguesa La Hache (carne de ternera acompañada con queso cheddar fundido, bacon, huevo frito y nuestros aros de cebolla) y otra Hollywood (carne de ternera acompañada con tomate, queso provolone ahumado o a la plancha, panceta italiana, rúcula y nuestra salsa mayo-pesto). De postre la tarta de Nutella, aunque nos quedamos con ganas de probar la cheese-cake de Oreo…

Fue una buena experiencia y les deseamos toda la suerte del mundo con la nueva apertura. ¡Atentos a sus redes!

En resumen:

AMBIENTE: 8

SERVICIO: 8

CALIDAD DE LA COMIDA: 7 

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 7


(Haz click sobre cada foto para ampliar)

 

La Sanducherie

A menos de dos minutos a pie del metro de Alonso Martínez, en la calle Santa Teresa, número 1, está La Sanducherie, un restaurante con mucho encanto que cambiará para siempre tu idea de lo que es comer un sándwich.

La decoración del sitio, colorida y moderna, hará que la experiencia sea todavía mejor. Su estilo desenfadado combina a la perfección con la filosofía de la marca: un espacio agradable y tranquilo donde disfrutar de una rica comida. Sencillez y eficiencia, eso es La Sanducherie.

Processed with VSCO with hb1 preset

El servicio también va acorde con lo anterior: un equipo de camareros jóvenes, simpáticos y dispuestos a ayudar en la decisión de los platos con su criterio personal. Conocen la carta y los sabores que venden, y eso ayuda mucho a la hora de decidirse por una u otra opción.

Y es que la carta (que puedes ver haciendo click AQUÍ) es apta para todos los públicos: entrantes, sándwiches, una amplia variedad de postres y, para los que no se atreven a faltar a su “operación bikini”, unas ensaladas muy apetecibles… Además, tienen una carta de alérgenos muy detallada para que quienes tengan restricciones alimenticias puedan disfrutar sin preocupaciones.

Tienen diez sándwiches diferentes, y lo mejor son los nombres: cada uno más ocurrente que el anterior. Además, puedes añadirles los extras que te apetezcan (salsa barbacoa, queso, aceite de trufa, pesto…) y también puedes elegir el pan entre chapata, focaccia o brioche. Y lo más importante es que todos van acompañados con la especialidad de la casa: ¡las patatas fritas trufadas!

Nosotros tomamos el sándwich “Adoro el pomodoro” (tomate asado con orégano, ajo y perejil, queso mozarella acompañado de salsa de pesto casera), una opción vegetariana riquísima y muy recomendable para cuando apetece tomar algo ligero para matar el gusanillo; y el sándwich “Beef Eater” (Entrecôte de ternera acompañado con finas rodajas de tomate, lonchas de bacon crujiente, rúcula, queso ahumado y salsa horseradish).

Por supuesto, tampoco renunciamos a unos tequeños venezolanos de entrante ni a un pequeño postre de chocolate y avellanas. ¡Caprichos que nos damos!


En resumen:

AMBIENTE: 8

SERVICIO: 9

CALIDAD DE LA COMIDA: 7 

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 7


(Haz click sobre cada foto para ampliar)

 

Y si lo tuyo son los bocadillos, no puedes perderte este post: La Casa Tomada

West 42nd

En pleno barrio Salamanca encontramos un restaurante de inspiración neoyorkina: West 42nd Restaurant & Cocktails (Lagasca, 11); una propuesta gastronómica diferente y original que trata de combinar la cocina contemporánea y multicultural con cócteles que te dejarán atónito.

El restaurante, cuya decoración está cuidada al detalle, te transporta a Nueva York con toda la elegancia y modernidad actual de “la gran manzana”. Como no podía ser de otra manera, la atención de los camareros y del cóctelero fue magnífica y totalmente personalizada, ya que no dudaron en aconsejarnos y explicarnos la cada uno de los platos.

Processed with VSCO with hb1 preset

West 42nd cuenta con una carta (para verla haz click aquí) compuesta por trece propuestas gastronómicas muy originales diseñada por el Chef Jeremy Levy. Sin embargo, el punto fuerte de este nuevo concepto culinario es el maridaje con el que puedes (¡y debes!) acompañar cada uno de los platos. La carta de bebidas tiene 35 cócteles creados por Carmine Sesto, todos con una presentación cuidada al detalle.

En nuestro caso, tras un cóctel d bienvenida de maracuyá flameado con absenta y azúcar, nos decantamos por cuatro platos maridados con cuatro cócteles, a cada cual más delicioso:
Tartar de atún marinado con Wasabi, Kimchee e Ito Togarashi con el cóctel Gin Fizz
Saam de Verduras y Caipiroska de granada
Usuzukuri de Vieiras con gel de Ponzu de Tamarindo y cóctel de Apple mule
Lingotes de cordero asado con un cóctel de ginebra y cúrcuma acompañado de Hummus de remolacha y Chutney de zanahoria.

Por último, no pudiendo resistir la tentación y terminamos la velada con un postre de Snicker y un Banoffe que nos recordó a nuestra niñez (¡ tendréis que probarlo para saber el por qué!)

Con todo ello, West 42nd fue una perfecta forma de adentrarnos en el glamour de Nueva York a través de la degustación de cócteles en un ambiente agradable y más que recomendable.


En resumen:

AMBIENTE: 8

SERVICIO: 9

CALIDAD DE LA COMIDA: 8

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 7

(Haz click sobre cada foto para ampliar)

 

La casa tomada

Entre las zonas de moda de Madrid, Chueca y Malasaña, se encuentra La Casa Tomada (calle de San Lorenzo, 9), un restaurante al más puro estilo street food que nos encantó desde que entramos.

El interior es moderno, con paredes de ladrillo blanco y una decoración sencilla, pero a la última moda. Vanguardia y tradición se unen en el interior de La Casa Tomada para hacer que sus clientes se sientan como en casa. Quedamos sorprendidos al llegar porque el restaurante estaba lleno (un miércoles por la noche). A pesar de tener el local lleno, no tuvimos que esperar casi nada y el camarero estuvo pendiente de nosotros en todo momento.

WhatsApp Image 2017-06-07 at 18.25.05

Y ese es, junto con la calidad y cantidad de la comida, el punto fuerte del negocio: una atención excelente. Hacía mucho tiempo que no visitábamos un sitio en el que el personal fuese tan amable, atento y eficaz, así que enhorabuena al equipo de La Casa Tomada y, en especial, a nuestros camarero (Charlie).

La variedad y la originalidad de los bocadillos es impresionante, hay para todos los gustos y ninguna de las combinaciones dejan indiferente. Todas son propuestas muy atractivas por lo que es muy difícil decantarse solo por uno… ¡pero hay que hacerlo!

Nosotros pedimos el CQT de ternera con cebolla, bacon y queso, y el Parmigiana con pollo empanado, salsa de tomate, cebolla, aceite de albahaca y queso parmesano y mozzarella fundidos. Los dos estaban realmente buenos. Lo que más nos sorprendió fue el tamaño: ¡son enormes y llenan un montón!

Os recomendamos que si queréis probar uno de sus apetecibles entrantes, pidáis el bocadillo también para compartir; a nosotros nos costó acabárnoslo y fue una pena porque estaba realmente delicioso. Nos quedamos con ganas de probar los entrantes, así que, sin duda, volveremos, pero con más hambre porque son todavía más grandes que los bocadillos.

Lo que sí hicimos fue dejar un pequeño sitio para el postre. Compartimos un coulant de chocolate relleno de Nutella y estaba buenísimo, ¡no entendemos cómo no se le ha ocurrido a nadie antes! Por eso La Casa Tomada es uno de nuestros lugares favoritos de Madrid, porque sabe combinar “lo de siempre” con nuevos detalles que marcan la diferencia.

En resumen:

AMBIENTE: 8

SERVICIO: 10

CALIDAD DE LA COMIDA: 10

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 8

(Haz click sobre cada foto para ampliar)

 

Limone

El restaurante Limone se encuentra en la calle Diego de León, nº 42, en el elegante Barrio de Salamanca. Es un local pequeño, pero con mucho encanto y con una terraza que hará las delicias de las reuniones de amigos de este verano.

El interior es un concepto nuevo y renovado de restaurante, con mesas altas, luminosidad discreta y elegante, pero con un ambiente informal que lo hacen válido para clientes de todas las edades.

IMG_8010.JPG

En cuanto al servicio, los camareros son educados y muy eficientes; sin embargo, lo que más nos llamó la atención fue que el propio jefe de cocina nos explicó personalmente los platos, de dónde procedían los ingredientes y cuál era el sentido su cocina. Además, nos recomendó platos según nuestra preferencia y acertó totalmente. Otra cosa que nos sorprendió fue que nos preguntaron cómo queríamos la pasta, si a la española o al dente. No está mal para evitar el comentario recurrente de “Esta pasta está dura”.

La oferta de Limone es muy variada y original, a pesar de que es una carta no muy extensa, contiene los platos indispensables de la verdadera cocina italiana y son expertos en ellos. Podéis consultarla aquí.

Nosotros compartimos unas perlas de mozzarella, una focaccia con jamón San Daniele, unos troffie al pesto y unos fetuccini al pesto rosso. Lo mejor para nosotros fue la focaccia y los troffie, que eran al auténtico pesto: nada aceitoso y con todo el sabor de unos ingredientes frescos. ¡De postre tomamos una focaccia de Nutella que estaba buenísima!

Limone es un restaurante recomendadísimo por su excelente servicio, una comida inmejorable hecha solo con ingredientes de calidad y un precio nada caro.


En resumen:

AMBIENTE: 7

SERVICIO: 9

CALIDAD DE LA COMIDA: 10

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 8


Haz click sobre cada foto para ampliar

Tequeños que molan

Escribimos este blog con mucho cariño porque Waku, tequeños que molan fue la primera marca con la que colaboramos cuando aún no tenían el magnífico espacio en la calle Infantas, nº 30 que tienen ahora. Por aquel entonces nos trajeron los tequeños congelados para que los preparásemos en casa. Quedamos encantados con la variedad y con el sabor de sus tequeños y supimos que su nombre sonaría en todo Madrid.

WhatsApp Image 2017-06-03 at 22.21.52

Hace unas semanas fue su inauguración y, desde entonces, no han parado de vender los auténticos tequeños venezolanos. Tanto si los vas a probar por primera vez, como si eres un fan incondicional, volverás a Waku por la variedad de sabores, que puedes ver aquí.

Los #Tequeñosquemolan se dividen en dos: salados y dulces. Sus tequeños salados son los tradicionales con queso latino, pero también otras recetas nuevas que solo encontrarás allí, como queso cheddar, bacon y queso, pizza, chistorra, platano macho o salmón y queso crema. Los más golosos no pueden perderse los tequeños dulces: tienen de chocolate blanco (que sabe a Milky Bar), de dulce de leche, de guayaba y queso y el favorito de Momo’s Food… ¡de Nutella!

Además, tienen packs en oferta para que probarlos todos y compartirlos entre vuestro grupo de amigos. Y si eres de los que prefiere probarlo todo sin moverse de su casa, no hay problema, están en UberEats y en Deliveroo. Así que no tienes excusa para no probar los auténticos #Tequeñosquemolan de Madrid.

Pd. Si echáis un vistazo a este apartado de su página web, quizás encontréis algo conocido :-P. Click aquí.


En resumen:

AMBIENTE: 8

SERVICIO: 10

CALIDAD DE LA COMIDA: 9

RELACIÓN CALIDAD-PRECIO: 8


Haz click sobre cada foto para ampliar